Devengo

4 razones por las que tus empleados no te piden anticipos de nómina

Ángela del Carmen

Es normal que, en situaciones en las que tus trabajadores se enfrenten a gastos inesperados y necesiten liquidez de manera urgente, se encuentren incómodos a la hora de dirigirse directamente a ti para preguntar si hay alguna manera de adelantar su nómina. La realidad es que es una práctica amparada por el Estatuto de los Trabajadores que, en el artículo 29, expone que los trabajadores tienen el derecho a percibir anticipos por el trabajo que ya hayan realizado sin que tenga que llegar el día en el que la empresa hace los pagos de manera habitual.

Esto quiere decir que, al ser un derecho para los trabajadores, tendrás que anticiparles su nómina por los días trabajados en caso de que lo soliciten. Sin embargo, muchas personas que se ven en este tipo de situaciones no llegan a solicitar un anticipo, ¿por qué?

Muchas familias no pueden llegar a final de mes (alrededor del 75 % según la OCU), ya que frecuentemente llegan muchos gastos inesperados que alteran la estabilidad económica de las mismas (se rompe el coche, hay que pagar alguna multa, arreglar algo en casa, entre otros). Pese a ello, a muchos trabajadores sigue costándoles solicitar un anticipo de nómina, algo que nos puede chocar dado que es un derecho regulado por ley. Vamos a ver las principales razones por las que tus empleados no te piden anticipos de sus nóminas.

Razones por las que tus trabajadores no piden anticipos

Puede haber mil razones por las que tus trabajadores no te pidan un anticipo de su nómina, independientemente de que se encuentren en un mal momento en cuanto a su salud financiera se refiere.

Te vamos a mostrar cuáles son las cuatro razones más habituales por las que tus empleados no te piden un anticipo:

Desconocimiento de sus derechos y de la legislación actual

Lo más probable, es que tus empleados desconozcan la ley por la que pedir un anticipo es su derecho como trabajadores. Es bastante habitual que los trabajadores, independientemente de su experiencia o rango laboral, desconozcan algunos aspectos de la legislación, como su derecho a pedir anticipos cuando su situación financiera lo necesita.

Por vergüenza o el “qué dirán”

Otro posible motivo es que tus empleados sientan vergüenza o incomodidad al ponerse en la situación de tener que ir a pedirte un anticipo de su nómina, y por ello lo dejan pasar y tratan de solventar sus problemas de otra manera.

Además, también es habitual que tomen la decisión de no solicitar un anticipo por lo que puedan pensar otras personas, ya sean compañeros de trabajo, amigos o familiares. Esto último, generalmente, ocurre porque no quieren que los demás les vean en una situación de inestabilidad económica o debilidad, por lo que tratan de esconder al máximo su problema financiero y se lo guardan para ellos mismos.

Por la burocracia de las empresas

Muchas veces, los empleados tienden a no realizar este tipo de peticiones por los trámites que pueden suponer en algunas situaciones. En muchas empresas este proceso puede durar varios días desde que el trabajador lo solicita al departamento de recursos humanos, este al departamento financiero, etc. Unos trámites que, sumados a los tiempos propios de las transacciones bancarias, pueden hacer que una petición del empleado se satisfaga cuatro o cinco días después. Un tiempo muchas veces vital, cuando la necesidad de liquidez del trabajador es urgente y que hace que algunos desistan y no pidan a su jefe el anticipo que necesitan.

Limitaciones de la propia empresa

Como hemos visto, los trabajadores están en su derecho de recibir un anticipo de su nómina, siempre y cuando sea por los días que ya han trabajado en ese mes. Sin embargo, es cierto que cada empresa marca la flexibilidad y la cantidad de anticipos que sus trabajadores pueden recibir, por lo que en muchos casos hay que ceñirse a lo que la compañía especifique.

Hay empresas que, por ejemplo, limitan la cantidad anual de anticipos, los días del mes en los que estos pueden pedirse o incluso el importe. Estas limitaciones, que ayudan a las empresas en su gestión y en la tranquilidad de sus flujos de caja, chocan a veces con las necesidades de los trabajadores, que en muchas ocasiones son imprevistas y urgentes.

Devengo, la solución financiera de tus trabajadores

Ante estas razones por las que tus empleados no te piden (o no se atreven a pedirte) anticipos de nómina, Devengo puede ser la solución, puesto que permite a tus trabajadores poder acceder a su nómina devengada cuando lo necesiten:

  • De forma discreta y sencilla
  • Automáticamente, desde el móvil, en cualquier momento o lugar
  • Sin comisiones ni intereses abusivos

Ofréceles a tus trabajadores la posibilidad de usar Devengo.

Solicita una demo