anticipo de nómina

Anticipo de nómina: tipos de anticipos, pasos para solicitarlos y gestión de anticipos

Ángela del Carmen

Hay muchos tipos de gastos a los que puede enfrentarse una familia. Los gastos habituales, como facturas, libros, comida… pero también muchos gastos imprevistos que, en casi un tercio de las familias suponen un gran problema.

Gastos extra o inesperados como una avería en el coche, la compra de un electrodoméstico o una factura médica imprevista pueden descuadrar a aquellos que viven al día. En esos casos, la solución para muchas personas está en su propio trabajo: pedir un anticipo de nómina a su empresa.

Pedir un anticipo de nómina es un derecho del trabajador y está regulado por la ley y el Estatuto del trabajador. A continuación te explicamos en detalle qué tipos de anticipos existen y cómo pedirlos.

¿Qué tipos de anticipos de nómina puede pedir un trabajador a su empresa?

Hay varios tipos de anticipo: el primero está relacionado con los días trabajados en el mes correspondiente, mientras que el segundo se basa en salarios futuros y está regulada por los convenios.

Anticipo sobre días ya trabajados

El procedimiento habitual que siguen las empresas para pagar las nóminas es pagar a mes vencido. Esto es, el trabajador trabaja durante todo el mes y a final del mismo se retribuye, ya sea en los últimos días de ese mes o los primeros del siguiente.

Ahora bien, como ya comentamos antes, puede que el trabajador se encuentre con alguna situación excepcional en la que necesite liquidez antes de que llegue el día de cobro. Para ello existe la posibilidad de solicitar un anticipo de nómina, sobre el salario de esos días ya trabajados.

Este derecho está recogido por el artículo 29.1 del Estatuto de los Trabajadores, donde se menciona que el trabajador tiene el derecho a percibir anticipos a cuenta del trabajo que ya han realizado, sin tener que llegar el día marcado para el pago de las nóminas.

Esto significa que el trabajador puede pedir un anticipo por aquellos días que ya haya trabajado y esta cantidad se descontará en la nómina que reciba a final de mes.

Veamos un ejemplo para entender este tipo de anticipos: La nómina de tu empleado es de 1.200 euros, el día 16 del mes, se le rompe el coche y le cuesta 500 euros arreglarlo. En este caso, puede solicitar un anticipo de su nómina por los días trabajados, en este caso, 15 días, por lo que recibirá 600 euros en ese momento y los otros 600 con su nómina habitual.

Anticipo sobre salarios futuros

Este tipo de anticipos se solicitan a nóminas futuras. En estos casos, son los Convenios Colectivos los encargados de determinar si se puede o no solicitar un anticipo sobre el salario futuro y lo más habitual es pedir la justificación de la causa del anticipo.

También existe la posibilidad de que las empresas hagan un anticipo personalizado y pactado por escrito, aunque es poco habitual y se suele aplicar en casos muy excepcionales.

¿Cuáles son los pasos para pedir un anticipo de nómina?

El Estatuto de los Trabajadores no regula cómo es el proceso para solicitar un anticipo, solo explica que la petición la puede hacer el propio trabajador o bien sus representantes legales en la empresa, con previa autorización. De todas formas, es conveniente consultar el Convenio Colectivo y la normativa establecida por cada empresa para tener más información sobre el proceso.

El procedimiento habitual suele ser la petición escrita al responsable de RRHH o superior directo del trabajador. Sin embargo, hay empresas en las que puede ser más informal y la petición se realiza, incluso, verbalmente.

Cómo gestionar anticipos de forma sencilla y automática

Para la mayoría de las empresas, la gestión de anticipos se convierte en un auténtico dolor de cabeza. Solicitudes, revisiones, anticipos, desajustes de caja… Un anticipo genera en la empresa no sólo muchos trámites e inversión de recursos sino alteraciones en sus procesos y también en su cashflow.

Por ello, cada vez más especialistas de nóminas, gestión de beneficios o de recursos humanos, utilizan Devengo, una solución que permite gestionarlos de forma fácil y sencilla y que, además, es un beneficio que da a los trabajadores flexibilidad y libertad puesto que les permite acceder a su salario ya trabajado de forma inmediata, sencilla y discreta.

Descubre Devengo.